La diferencia entre trabajar y no trabajar

Demoledor texto que viene circulando por internet desde hace tiempo, pero que deja al descubierto el problema fundamental del “estado de bienestar”: en él se prohíja a los holgazanes, parásitos y aprovechados, mientras se castiga a quienes trabajan y se esfuerzan.

Tenemos a Paco y a Manolo. Paco y Manolo entraron a trabajar juntos en una ferretería. Por razones diversas, Paco fue despedido hace tres años, recibió 10000 € de indemnización, y desde entonces está en el paro.

Manolo sigue en la ferretería, trabaja 40 horas semanales y cobra 1200€ netos al mes.

Paco cobró 740 de paro durante dos años y ahora cobra 420 , y si no, estaría cobrando la ayuda familiar. Por tanto pongamos que, de media, en este tiempo Paco cobra de ayudas y subsidios unos 575€ al mes.

Manolo, por tanto, se levanta todos los días a las siete y media de la mañana y trabaja ocho horas, por 425 de diferencia respecto a su ex-compañero, que no hace nada. Su salario real es de 2,75 la hora. ¿Qué os parece?

Con cualquier chapucilla en negro que encuentre Paco, y que cobre a más de 2,75 la hora, ya estará ganando más que el que sigue trabajando y cotizando.

Pero es que además, si seguimos con el supuesto de vidas paralelas, ambos viven con sus parejas, con las que no se han casado (eso es de carcas), y sus chicas trabajan de cajeras en el mismo supermercado, ganando 800€ netos al mes.

Por tanto, la cosa no se detiene en los 475€ que Manolo ganaba de más trabajando.

Paco tiene derecho a una VPO, y Manolo no.

El hijo pequeño de Paco tiene preferencia en la guardería municipal, y para el de Manolo no hay plaza y lo tiene que llevar a una privada.

El hijo mayor de Paco tiene derecho a beca y el de Manolo no.

Paco no tiene que hacer declaración de IRPF y Manolo tiene que hacerla.

Podría seguir, pero me detengo aquí.

Al final, ¿por cuánto está trabajando Manolo en la ferretería? Lo cierto es que por NADA o por una cantidad cercana a cero. Manolo trabaja porque es idiota ya que, sin trabajar, ganaría mucho más y en su casa se viviría mucho mejor.

¿Qué tiene de raro que Manolo llegue todos los días tarde a trabajar, o trate mal a los clientes de la ferretería, intentando que también lo despidan a él?

Ya me diréis si es normal o no que el país vaya como va. Y si creéis que me paso, enviad este artículo a algún amigo y cada cual tendrá más de un caso que contaros.

– Se olvida de que la mujer de Paco no paga IRPF al estar su marido en paro mientras Manolo y su cónyuge paga un 14.75% cada uno.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo economia, estado de bienestar, progres, riqueza

Una respuesta a “La diferencia entre trabajar y no trabajar

  1. Parasito

    Lapidario. Me voy a imitar a Paco, que estoy harto de ser Manolo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s