Archivo de la etiqueta: diputados

Una interesante propuesta de reforma del Congreso

Está circulando por internet la siguiente propuesta ciudadana para reformar el Congreso de los Diputados.

Ley de Reforma del Congreso de 2012
               (enmienda de la Constitución de España)

1. El diputado será asalariado solamente durante su mandato. Y tendrá jubilación proveniente solamente por el mandato realizado.

2. El diputado contribuirá al Régimen General de la Seguridad Social como el resto de ciudadanos. El fondo de jubilación del Congreso pasará al régimen vigente de la Seguridad Social. El diputado participará de los beneficios del régimen de la Seguridad Social exactamente como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación no puede ser usado para ninguna otra finalidad.

3. El diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los españoles.

4. El diputado dejará de votar su propio aumento de salario.

5. El diputado dejará su seguro actual de salud y participará del mismo
sistema de salud que los demás ciudadanos españoles

6. El diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto de los españoles

7. Servir en el Congreso es un trabajo, no una carrera. Los diputados deben cumplir sus mandatos (no más de 2 legislaturas) y luego reincorporarse a la vida laboral previa a su etapa de Servicio Público.

Para conseguir que se trate en el Congreso hacen falta 500.000 firmas.  Es importante circular esta propuesta y estar atento a cuando comiencen a recogerse las firmas.

Por el fin de la casta política.

1 comentario

Archivado bajo corrupcion, crisis, elecciones, españa, gobierno

¿Por qué es imposible la prosperidad económica en España?

La respuesta es:  por culpa de la casta política.  Esa banda de mediocres que no saben hacer una O con un canuto, pero se dedican a decidir qué podemos, que no podemos y sobre todo nos obligan a pagar sus desaguisados.

Solución: menos estado y más libertades individuales.  Menos poder a estos energúmenos que nos vienen con el cuento del servicio a la comunidad (Casta política S.A.) y más poder a los individuos.  Así, cuando yo me equivoque, pago yo, no tú.

¿Por qué es imposible la prosperidad económica en España?

El perfil del parlamentario español y, en consecuencia, de los principales cargos de gobierno, es: abogado, 50 años y profesional de la política.

La importancia de caracterizar este perfil es por resultar decisivo en la formación de listas cerradas, cargos de confianza, asignación de recursos y acciones que signifiquen la ampliación y permanencia de su hábitat natural en el poder.

Y explica también la ansiedad normativa con la que vivimos, ya que siendo lo suyo las leyes, han construido un laberinto imposible para la iniciativa empresarial, de tantos intereses a los que hay que servir en su nombre.

La presencia de tan solo un 4% de empresarios en el hemiciclo es un marcador del escaso ardor y conocimiento empresarial en un conjunto dominado por las ideas de continuidad y provecho personal. Trasladar, pues, fórmulas al uso de excelencia y racionalización del sector privado a la vida pública, resulta poco verosímil.

¿Qué hay al otro lado de la vida política en ese abogado cincuentón especialista en intrigas?

O se recoloca en las estructuras del partido al que ha servido o triunfa con un efímero despacho dedicado a vender influencias -a corromper si es necesario para conseguir su supervivencia-. No pueden emigrar, saben de leyes y organigramas locales nada más. Y a esa edad la adecuación a nuevas profesiones, idiomas y conocimientos, no les resulta atractiva, especialmente frente a la vida fácil en la que se doctoraron.

Este es el panorama real, en el que tal vez los partidos no constituyan el origen de nuestra perdición, sino la solución imprescindible a la singular vida de quienes se iniciaron en la política. Personas que quedarían en la miseria si actuasen con los escrúpulos que teóricamente habrían de exigirles los ciudadanos, a través de unos órganos de control que tienen comprados al igual que los principales medios de difusión.

La pregunta es si cabe esperar un comportamiento ético, democrático, no demagógico, en quien tiene semejante espada de Damocles sobre si. La respuesta ya nos la han dado ellos: la prioridad es su permanencia en el poder a cualquier precio.

¿Son analfabetos funcionales o tecnófobos nuestros políticos?

En mi modesta opinión, desde un punto de vista empresarial, su comportamiento es completamente irracional. El grado de motivación previsible en ese abogado, por los avances tecnológicos o simplemente su grado de comprensión, nos aleja constantemente de la orilla próspera. Cuando presionan a Telefónica, es para que invierta en Prisa y controlar su mensaje, no para que amplíe su ancho de banda.

Hoy en día las personas que no dediquen una parte del día a navegar por Internet, a ampliar sus conocimientos y su ‘network’ en el exterior, quedan relegadas. Y hemos tenido presidentes que reconocían no haber usado personalmente la red.

Que le quiten presupuesto al CSIC para incrementar el de los sindicatos y el de los distintos amigos de lo ajeno a los que subvencionan para evitarse ‘follones’ que pudieran zarandear su silla, ya da una idea acerca de sus premisas.

Resultan tecnológicamente irrecuperables, lo que a las puertas de la sociedad del conocimiento, dejaría sus diseños para las administraciones y el impulso al sector privado en un reducido coto de favores hacia los suyos y hacia las solícitas empresas que comen del BOE.

¿Hay posibilidad de que nuestros políticos solucionen la crisis económica?

En mi opinión, la colisión de intereses autonómicos hace ya imposible la consecución de cualquier superávit capaz de amortizar la deuda. Renovar a estos precios, aunque parezca un éxito de los gestores, es una tragedia como país, pues pagaremos con privaciones esa perversión de los mercados, a los que se venía tolerando toda clase de maniobras. Para el ciudadano medio, laintervención de nuestra economía, sobre todo si acarrea la demolición del poder paralelo creado en torno a nuestra Constitución, sería ventajosa. Empezando porque el dinero aportado para la intervención es más barato que el de los mercados cuando estás en mínimos de confianza como ahora. Aun con posibles recortes sociales, hemos de hacer números con la diferencia de intereses. A la hora de hacerlo mal con la fiscalidad, no encontraremos diferencias con los gobiernos salientes.

Probablemente, nuestros socios europeos han encontrado ofensivo el tono demagógico de las autonomías rebeldes, lanzando a su población contra el malvado estado central. No son tan estúpidos como para no ver que no hay propuestas serias de recorte y que se continúan descubriendo casos millonarios de corrupción en sus demarcaciones. No es necesario cerrar hospitales, basta con cerrar empresas públicas –el Valle de los Caídos de la política-. No es necesario despedir al 25% de la plantilla, cuando las cifras de absentismo laboral superan el 27%. Simplemente hay que utilizar y pagar a los que, por lo menos, acuden al trabajo, aunque sea con esos horarios compatibles con cualquier otra dedicación no declarada. Lo que sucede en nuestras autonomías, por buenas excepciones que conozcamos todos, no es financiable. Es ridículo siquiera proponerlo. Necesitan una racionalización profunda en vez de amenazar con la reducción en el bienestar o cobrar a los niños por comer en los colegios. Cualquier cosa por lanzar a los ciudadanos contra el estado central y desviar la atención.

Promotores -incluso por interés propio, vistas sus inversiones personales- en el mundo del ladrillo e ignorantes de cualquier alternativa, la propuesta mas enérgica de las realizadas ha sido la socialización de las pérdidas del sistema financiero. Y eso no tiene nada que ver con el estímulo a la formación de nuevas empresas, al fomento del I+D+i, al fortalecimiento del sistema educativo, etc. El abandono cultural de los sectores agrícola e industrial y su entrega al de los servicios tiene que ver con su caracterización personal; y para España, mucho que ver con su desfase en empleo y crecimiento comparado.

Así, lo más probable y ya deseable, es la intervención total de nuestra economía y la fijación de límites reales o intervención de las administraciones locales que incumplan o rechacen el esfuerzo que los demás hemos de acatar para evitar la quiebra general.

¿Hay posibilidad de acercamiento de la clase política hacia otras concepciones mas empresariales?

Por lo que hemos visto en las anteriores elecciones, nuestra clase política, aun resultando objetivamente incompetente, no se cree que su momento final haya llegado. Ni se les pasa por la cabeza que un millón de entre los suyos vayan a vivir la angustia del desempleo.

Y a la mayoría de la población ni se le pasa por la cabeza que para que sobreviva ese millón de aprovechados haya de pagar por consulta médica, por medicinas o cerrar quirófanos. No se merece eso quien viene tributando y sometiéndose a cuantos fastos y caprichos le exigieron en bien de la democracia y de la prosperidad, aunque resultase después lo contrario.

Podríamos aventurarnos en formas de gobierno ideales en las que se plasmasen los valores que estimamos. Tenemos seguramente toneladas de ideas para una sociedad mejor, pero carecemos del poder para llevarlas a cabo. Necesitamos que alguien presente una alternativa electoral en esta otra dirección. Tal vez pudiera servir la propuesta del científico y político Vidal Quadras y algunos otros con más visión empresarial que los anteriores e indignados con lo que sucede.

Quienes están en el poder no pueden cambiar. Ni vamos a ser tan ingenuos de pensar que nuestro pequeño esfuerzo mediático les haga siquiera reflexionar. Es más simple, ese abogado de 50 años, profesional de la política, ha de dejar paso por las buenas o por las malas, a otras profesiones y generaciones mas abiertas al mundo que nos espera y con el que debemos interactuar para encontrar soluciones. Si permanecemos con ellos, ya sabemos lo que nos espera.

 

Artículo de Galo Mateos para El Confidencial.

Deja un comentario

Archivado bajo crisis, economia, españa, estado, gobierno, intervencionismo

Diputados del Congreso de España – ¿estafa moral?

Es alucinante:  mientras la sociedad española se hunde en la crisis, se pauperiza gracias al paro y a los impuestazos, los “señores diputados” siguen cobrando a manos llenas.

Diputados que tienen casa en Madrid y sin embargo cobran dieta por alojamiento:

No es un chiste. Al menos hay 63 jetas que cobran 1.823 euros al mes  exentos de cualquier tipo de impuesto.  Mientras tanto, quienes les pagamos el sueldo tenemos que pagarnos nuestro alquiler, o la hipoteca…. y a estos sinvergüenzas también:

Ninguno de estos sujetos tiene pizca de vergüenza.  Pero atención:  los otros, los “pobres” que no tienen casa en Madrid TAMPOCO. Si aceptan presentarse a unas elecciones para unos cargos que implican desplazarse de su ciudad de residencia, que se paguen de SUS BOLSILLOS el alojamiento.  Que lo tomen como un cambio de empleo en otra ciudad.  Como hace cualquier trabajador que deja su tierra para irse a una capital a trabajar.

BASTA YA DE PARÁSITOS CHUPASANGRE!

5.700.000 PARADOS Y MILES DE EMPRESARIOS ARRUINADOS 

NO TOLERAN ESTE DESPILFARRO Y ESTA DESVERGÜENZA!

1 comentario

Archivado bajo crisis, economia, españa, gobierno, omnipotencia estatal

Recortes

Lo que los diputados debaten a puertas cerradas…

2 comentarios

Archivado bajo economia, españa, humor

Celo parlamentario

Parece que el cambio de timón en el Congreso de los Diputados trae algunas novedades.  Hace unos días la imppresentable Celia Villalobos (un espécimen pepero difícil de catalogar, una especie de cruce entre Pajín y Pepe Rubianes) abroncaba a unos fotógrafos por captar imágenes de unos papeles de Rajoy sobre su escaño.

Todo había comenzado por otras imágenes del móvil de Rubalcaba en las que el remitente se jactaba de sus “fuentes” muy fidedignas y el nombramiento de Gallardón como ministro de Defensa (con esas fuentes uno puede entender el descalabro socialista).

Ahora publica el diario ABC que se expulsará del Congreso a los fotógrafos que “vulneren DERECHOS de los diputados.

Ya tienen vía libre para cruzarse mensajes absurdos, leer el Marca online y hasta ver películas porno mientras discuten como seguir negociando con ETA.

Frente a esta noticia me surge una duda:  ¿Podremos los ciudadanos expulsar a los diputados que vulneren nuestros derechos?

2 comentarios

Archivado bajo españa, estupidez, gobierno, socialismo

Esa gentuza

Paso a menudo por la carrera de San Jerónimo, caminando por la acera opuesta a las Cortes, y a veces coincido con la salida de los diputados del Congreso. Hay coches oficiales con sus conductores y escoltas, periodistas dando los últimos canutazos junto a la verja, y un tropel de individuos de ambos sexos, encorbatados ellos y peripuestas ellas, saliendo del recinto con los aires que pueden ustedes imaginar. No identifico a casi ninguno, y apenas veo los telediarios; pero al pájaro se le conoce por la cagada. Van pavoneándose graves, importantes, seguros de su papel en los destinos de España, camino del coche o del restaurante donde seguirán trazando líneas maestras de la política nacional y periférica. No pocos salen arrogantes y sobrados como estrellas de la tele, con trajes a medida, zapatos caros y maneras afectadas de nuevos ricos. Oportunistas advenedizos que cada mañana se miran al espejo para comprobar que están despiertos y celebrar su buena suerte. Diputados, nada menos. Sin tener, algunos, el bachillerato. Ni haber trabajado en su vida. Desconociendo lo que es madrugar para fichar a las nueve de la mañana, o buscar curro fuera de la protección del partido político al que se afiliaron sabiamente desde jovencitos. Sin miedo a la cola del paro. Sin escrúpulos y sin vergüenza. Y en cada ocasión, cuando me cruzo con ese desfile insultante, con ese espectáculo de prepotencia absurda, experimento un intenso desagrado; un malestar íntimo, hecho de indignación y desprecio. No es un acto reflexivo, como digo. Sólo visceral. Desprovisto de razón. Un estallido de cólera interior. Las ganas de acercarme a cualquiera de ellos y ciscarme en su puta madre.

Sé que esto es excesivo. Que siempre hay justos en Sodoma. Gente honrada. Políticos decentes cuya existencia es necesaria. No digo que no. Pero hablo hoy de sentimientos, no de razones. De impulsos. Yo no elijo cómo me siento. Cómo me salta el automático. Algo debe de ocurrir, sin embargo, cuando a un ciudadano de 57 años y en uso correcto de sus facultades mentales, con la vida resuelta, cultura adecuada, inteligencia media y conocimiento amplio y razonable del mundo, se le sube la pólvora al campanario mientras asiste al desfile de los diputados españoles saliendo de las Cortes. Cuando la náusea y la cólera son tan intensas. Eso me preocupa, por supuesto. Sigo caminando carrera de San Jerónimo abajo, y me pregunto qué está pasando. Hasta qué punto los años, la vida que llevé en otro tiempo, los libros que he leído, el panorama actual, me hacen ver las cosas de modo tan siniestro. Tan agresivo y pesimista. Por qué creo ver sólo gentuza cuando los miro, pese a saber que entre ellos hay gente perfectamente honorable. Por qué, de admirar y respetar a quienes ocuparon esos mismos escaños hace veinte o treinta años, he pasado a despreciar de este modo a sus mediocres reyezuelos sucesores. Por qué unas cuantas docenas de analfabetos irresponsables y pagados de sí mismos, sin distinción de partido ni ideología, pueden amargarme en un instante, de este modo, la tarde, el día, el país y la vida.

Quizá porque los conozco, concluyo. No uno por uno, claro, sino a la tropa. La casta general. Los he visto durante años, aquí y afuera. Estuve en los bosques de cruces de madera, en los callejones sin salida a donde llevan sus irresponsabilidades, sus corruptelas, sus ambiciones. Su incultura atroz y su falta de escrúpulos. Conozco las consecuencias. Y sé cómo lo hacen ahora, adaptándose a su tiempo y su momento. Lo sabe cualquiera que se fije. Que lea y mire. Algún día, si tengo la cabeza lo bastante fría, les detallaré a ustedes cómo se lo montan. Cómo y dónde comen y a costa de quién. Cómo se reparten las dietas, los privilegios y los coches oficiales. Cómo organizan entre ellos, en comisiones y visitas institucionales que a nadie importan una mierda, descarados e inútiles viajes turísticos que pagan los contribuyentes. Cómo se han trajinado –ahí no hay discrepancias ideológicas– el privilegio de cobrar la máxima pensión pública de jubilación tras sólo 7 años en el escaño, frente a los 35 de trabajo honrado que necesita un ciudadano común. Cómo quienes llegan a ministros tendrán, al jubilarse, sólidas pensiones compatibles con cualquier trabajo público o privado, pensiones vitalicias cuando lleguen a la edad de jubilación forzosa, e indemnizaciones mensuales del 100% de su salario al cesar en el cargo, cobradas completas y sin hacer cola en ventanillas, desde el primer día.

De cualquier modo, por hoy es suficiente. Y se acaba la página. Tenía ganas de echar la pota, eso es todo. De desahogarme dándole a la tecla, y es lo que he hecho. Otro día seré más coherente. Más razonable y objetivo. Quizás. Ahora, por lo menos, mientras camino por la carrera de San Jerónimo, algunos sabrán lo que tengo en la cabeza cuando me cruzo con ellos.

Post de Arturo Pérez-Reverte para su blog “Patente de Corso” en XL

1 comentario

Archivado bajo corrupcion, españa

Violar no es cosa de “enfermos”

Después de los espeluznantes sucesos que costaron a vida a Sandra Palo (y que arruinaron para siempre las vidas de sus familiares), a nuestros representantes parece que les preocupa más proteger los derechos del malnacido violador-asesino Rafita y sus secuaces.

De nada sirvieron las lágrimas, los gritos y los ruegos de la madre de Sandra pidiendo un cambio en la ley del menor para que estos delitos sean castigados como se debe.  Desde su Fundación, sigue incansable y heroica batallando por la justicia.  Porque la violación no es cosa de niños, sino que se trata de una deleznable conducta de adultos.  Aunque la realice un menor de edad, que ya sabe muy bien lo que está haciendo porque el uso de razón se adquiere antes que el uso de pene o de vagina.

Con estos antecedentes de dejadez de nuestros “queridos hacedores de leyes”, es lógico que la aberración vuelva a producirse.  Esta vez en primero en Córdoba y luego en Huelva, y nuevamente la víctima es una niña con discapacidad psicológica.  Y volverá a suceder, hasta que alguno viole a la hija pequeña de Bono o de algún otro diputado.  Entonces tal vez la cosa cambie. Pero no antes, lamentablemente.

Mientras eso sucede, vamos a repasar un poco lo que piensan los psiquiatras de la violación.  Y vamos a sorprendernos un poco con las conclusiones de la entrevista, publicada hoy por el diario El Mundo.

 ¿Qué pasa por la mente de esos chicos para llegar a traspasar los límites sociales y morales más básicos de esa manera?

no existe ningún trastorno mental detrás que sirva como atenuante. Simple maldad, falta de educación en respeto y valores, machismo de grupo y el envalentonamiento de los más indecisos siguiendo a un líder son algunas de las causas que podrían explicar lo ocurrido.

– “Vivimos en una sociedad tan ‘hipererotizada’ que lo que me sorprende que es que no haya más casos como éste”. Los menores reciben tantos estímulos sexuales a través de todos los medios de comunicación que “a la mínima ocasión en que uno toma la iniciativa los compañeros se apuntan rápidamente”.

-Existe un “machismo de grupo” detrás de sucesos como éstos, y existe un gran peligro de que se produzca un fenómeno de imitación.

“Lo que sí es obvio es que son chicos que en su casa no han tenido muchas normas morales, seguramente se han criado en familias que no han transmitido una idea del bien y del mal”.

– “Ser mala persona no es un diagnóstico psiquiátrico. No se puede buscar ningún trastorno como atenuante o eximente de lo que han hecho”, asegura indignado a elmundo.es. “El paciente psiquiátrico es un ser que sufre, pero en estos casos no hay ningún respeto al otro; es una brutalidad, una cuestión de mala educación y deben pagar por lo que han hecho”.

– Respecto de la existencia de un líder  y de quienes lo siguen a cometer el delito, tampoco tiene justificación para “los seguidistas”; en estas situaciones,  “hay que saber decir no”.  Y la agresión tiene más que ver con  las ganas de humillar y agredir a la chica que de resolver unas necesidades sexuales como pueda tener un violador adulto.

Y luego les sale la charlatanada de siempre al decir que si necesitan tratamiento y eso.  Lo que necesitan estos HIJOS DE PUTA es educación y castigo. 

5 comentarios

Archivado bajo españa, estupidez, Uncategorized

Chiste…¿Chiste?

Un hombre después de estacionar su coche frente al congreso de los diputados ,escucha un tremendo griterío que salía desde la sala:
‘Hijo de puta, ladrón, mentiroso,sinvergüenza, flojo de mierda, cabrón, corrupto vendido, vago de mierda…”.
El hombre asustado le pregunta al guardia de la entrada:
– Señor, ¿qué pasa dentro?, ¿se están peleando…?
– No, responde el guardia, ¡¡¡yo creo que están pasando lista…!!

4 comentarios

Archivado bajo chiste, humor