Archivo de la etiqueta: guerra

Explicando la ¿futura? guerra contra Siria

sirios-matan-sirios

¿Está claro ahora?

Deja un comentario

Archivado bajo casta politica, eeuu, guerra, omnipotencia estatal

Juan López y John Ward

Ante tamaño despropósito “malvinero” del gobierno argentino y las “sensibilidades” del gobierno británico, las sabias y escuetas palabras de Borges resuenan silenciosamente en este cuento:

Juan López y John Ward

Les tocó en suerte una época extraña.

El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos. Esa división, cara a los cartógrafos, auspiciaba las guerras.

López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad por la que caminó Father Brown. Había estudiado castellano para leer el Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en una aula de la calle Viamonte.

Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

Jorge Luis Borges

Juan Lopez and John Ward

It was their luck to be born into a strange time.

The planet had been parceled out among various countries, each one provided with loyalties, cherished memories, with a past undoubtedly heroic, with rights, with wrongs, with a particular mythology, with bronze forefathers, with anniversaries, with demagogues and symbols.  This arbitrary division was favorable for wars.

Lopez was born in the city beside the tawny river; Ward, on the outskirts of the city where Father Brown walked. He had studied Spanish in order to read Quijote.

The other one professed a love for Conrad, who had been revealed to him in a classroom on Viamonte Street.

They might have been friends, but they saw each other face to face only once, on some overly famous islands, and each one of them was Cain, and each was Abel.

They were buried together. Snow and corruption know them.

The incident I mention occurred in a time that we cannot understand.

Jorge Luis Borges

1 comentario

Archivado bajo derecho de propiedad, filosofia de la libertad, grandes discursos, omnipotencia estatal

Kony 2012 – El vídeo del que todos hablan

A través del excelente blog de No a Todo me llega este espeluznante documental de 30 minutos. Quien esté ocupado o quien no lo resista, que empiece en 4:30. Y quien esté fatal de tiempo, que vea sólo entre 10:35 y 11:40.  Suficiente para enterarse de quién es este bárbaro llamado Joseph Kony, que tanto suena últimamente en las noticias.

Y después de mirar este vídeo surge la pregunta:  ¿Quién es Joseph Kony?

Joseph Kony es el líder del grupo rebelde Ejército de Resistencia del Señor (Lord’s Resistance Army, LRA), que desde 1987 aterroriza Uganda.  Durante más de 25 años este sujeto campó libremente haciendo de las suyas, ya que muy pocas personas sabían de su existencia fuera de Uganda.  No fue hasta ahora, cuando el documentalista Jason Russell realizó este vídeo, que nos enteramos de que Kony se había dedicado a secuestrar miles de niños para convertirlos en  parte de su ejército, forzándolos a matar a sus padres para que así no tengan un lugar a donde volver, mientras que las niñas se vuelven esclavas sexuales.   Se calcula que más de 30 mil niños han sufrido sus atrocidades, y los que aún no han caído en sus manos viven aterrorizados pensando que en cualquier momento el LRA puede venir a por ellos.

Ayudemos a Jason Russell a difundir las  atrocidades de Kony.  Si queréis informaros un poco más sobre estos niños “invisibles”, aquí tenéis  su web, su Facebook, su Twitter y su canal de YouTube.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Evolución del saludo en España

2 comentarios

Archivado bajo españa, humor

Katyn, los nazis, los soviéticos, el aborto y la vergüenza

Hace unos días, Eulogio López publicó en su periódico digital Hispanidad un editorial sobre Katyn, el “Paracuellos” de Polonia.  Una masacre en la que fueron asesinados más de veinte mil polacos, y que durante décadas los soviéticos atribuyeron a los nazis con fines propagandísticos y los alemanes a los soviéticos.  No fue sino hasta la llegada de Gorbachov al poder y su política de “glasnost”  (transparencia) que finalmente la URSS aceptó ser responsable de la monstruosa masacre sufrida por el pueblo polaco.

Reflexiona Eulogio López sobre esta constante atribución de culpas de unos a otros durante décadas, y puntualiza algo que me dejó pensando:   el siglo XX,  totalitario y homicida, aún distinguía entre el bien y el mal.  Y por esa razón se cruzaron acusaciones mutuas, antes de reconocer que habían hecho algo tan deleznable como la matanza de Katyn.  Escondían su crimen contra personas inocentes, de alguna manera lo consideraban algo vergonzante, indigno.  Los alemanes aún hoy viven con vergüenza lo sucedido durante el III Reich.

Sin embargo, parece que el cambio de siglo no nos ha favorecido demasiado, y algo ha cambiado en las conciencias de los hombres occidentales.  Porque hemos llegado a considerar como algo aceptable la mayor masacre jamás perpetrada contra los seres humanos más indefensos:  los niños por nacer.    Y no sólo lo aceptamos sin sonrojarnos, sino que además se lo esgrime como UN DERECHO.  Un “derecho” por el cual se “lucha” atacando a todo aquel que exhibe un dejo de sentido común y se opone a la legalización de tan cobarde asesinato masivo. 

Parece que hemos perdido la capacidad de distinguir entre el bien y el mal.    Todo vale, todo es relativo, la libertad no tiene como correlato indispensable la responsabilidad, convirtiéndose en un atributo liberticida.  Y cuando ésto sucede, lamentablemente las sociedades están condenadas a su destrucción.

 

4 comentarios

Archivado bajo aborto, comunismo, derecho a la vida, españa, socialismo

Malditos bastardos

No, esta vez no me refiero a Zapatero y sus secuaces, ni a Fidel o al macaco rojo, sino a una excelente película.

Ojalá la historia hubiera sido como la cuenta Tarantino en su peli,  ambientada en la Francia ocupada por los nazis, donde el teniente Aldo Raine reúne a un grupo de soldados judíos, conocidos como “Los bastardos”, con la misión de hacer caer a los líderes del Tercer Reich. Para ello, los hombres de Raine, se unirán a la actriz alemana Bridget Von Hammersmark, agente secreta que trabaja para los aliados.

El reparto, encabezado por Brad Pitt, lo completan Diane Kruger, Mike Myers, Christoph Waltz, Eli Roth y Samm Levine, entre otros.

¡Como diría Gallardón…. eees muuuuuuy bueena.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría