Archivo de la etiqueta: malvinas

Juan López y John Ward

Ante tamaño despropósito «malvinero» del gobierno argentino y las «sensibilidades» del gobierno británico, las sabias y escuetas palabras de Borges resuenan silenciosamente en este cuento:

Juan López y John Ward

Les tocó en suerte una época extraña.

El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos. Esa división, cara a los cartógrafos, auspiciaba las guerras.

López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad por la que caminó Father Brown. Había estudiado castellano para leer el Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en una aula de la calle Viamonte.

Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

Jorge Luis Borges

Juan Lopez and John Ward

It was their luck to be born into a strange time.

The planet had been parceled out among various countries, each one provided with loyalties, cherished memories, with a past undoubtedly heroic, with rights, with wrongs, with a particular mythology, with bronze forefathers, with anniversaries, with demagogues and symbols.  This arbitrary division was favorable for wars.

Lopez was born in the city beside the tawny river; Ward, on the outskirts of the city where Father Brown walked. He had studied Spanish in order to read Quijote.

The other one professed a love for Conrad, who had been revealed to him in a classroom on Viamonte Street.

They might have been friends, but they saw each other face to face only once, on some overly famous islands, and each one of them was Cain, and each was Abel.

They were buried together. Snow and corruption know them.

The incident I mention occurred in a time that we cannot understand.

Jorge Luis Borges

1 comentario

Archivado bajo derecho de propiedad, filosofia de la libertad, grandes discursos, omnipotencia estatal

Sobre Falkland y Malvinas – La pérdida de la lucidez

Parece que la presidentA de Argentina sigue provocando al gobierno inglés (y a todo lo que se mueva) con su patoterismo rioplatense.  No contenta con haber perpetrado el ROBO de Repsol YPF, ahora la reemprende con el tema de las islas Falkland-Malvinas.

Usando a un deportista que no sabía realmente con qué fines se estaba rodando este comercial, otro que al final no apareció y «se siente usado«, todo vale para tocarle las narices al gobierno británico:

El asco que provoca esta señora y su sékito de gángsters es tal, que ya algunos argentinos le han respondido con algunos «cambios» a su spot:

Pero ni el asco de sus compatriotas pensantes (los otros, los «orkos» son la mayoría que le vota), ni el escándalo internacional, ni el malestar de los isleños (únicos que tienen derecho a decir qué quieren ser), ni los problemas que generó a la agencia publicitaria que lo ideó, parecen frenar a esta Kretina, carente de lucidez, de decencia, de dignidad y de sentido común.  La Kretina sigue adelante con sus kretinadas, hundiendo más y más a sus ignorantes votantes y opositores convertidos en víctimas inocentes de su megalomanía, improvisación y soberbia arrabalera.

Y todo este follón, para nada.  Los deportistas argentinos no pueden entrenar porque la bestia negra del gobierno K, el inefable Guillermo Moreno, todopoderoso diktador de lo que se puede y no se puede comprar, a quién y a qué precio, tiene retenidos en la aduana argentina los materiales para que los deportistas que irán a los JJOO de Londres entrenen.  Típica payasada «K».

Los argentinos han perdido la lucidez, el sentido de la decencia, el orgullo sano, para seguir abonando el terreno hacia futuras guerras alocadas.  Porque parecen abocados a una guerra contra todos, en la que definitivamente van a perder.  Otra vez.

2 comentarios

Archivado bajo estupidez, omnipotencia estatal, socialismo